Más bebés mueren en Estados Unidos por asfixia, a menudo en la cama

(Reuters Health) - La cantidad de bebés que mueren por asfixia antes de cumplir un año creció en los últimos años debido, por lo menos en parte, a que cada vez más padres optan por el colecho, de acuerdo con un estudio de Estados Unidos.

En el período 1999-2015, la tasa de mortalidad por asfixia en los menores de un año aumentó de 12,4 a 28,3 por cada 1.000 bebés en Estados Unidos, según publican los autores en Pediatrics. Sólo en 2015 eso se tradujo en 1.00 muertes evitables, la mayoría ocurridas en cama.

"Podría ser que los padres no están siguiendo las recomendaciones de 'sueño seguro', como poner a los bebés en cunas sin peluches, sábanas sueltas, almohadas y otros elementos que pueden causar asfixia", dijo David Schwebel, de la Universidad de Alabama, Birmingham.

Las muertes por asfixia y estrangulamiento aumentaron en ambos sexos, independiente de su etnia o de si vivían en áreas urbanas o rurales.

Algunas muertes atribuibles a causas asociadas con el sueño, como el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), se habría categorizado al inicio del estudio como asfixia accidental. Al final del período estudiado se clasificó como estrangulamiento al dormir.

"Las muertes por asfixia y estrangulamiento son cada vez más por una modificación en el diagnóstico"”, dijo el doctor Jeffrey Colvin, del Hospital de Niños Mercy, Kansas, y que no participó del estudio. "También aumentó el colecho".

Las muertes por el SMSL siguen siendo más habituales que las muertes por estrangulamiento y asfixia, y son las causas más comunes de decesos asociados con el sueño, explicó la doctora Lori Feldman-Winter, profesora de pediatría de la Escuela de Medicina Cooper de la Universidad Rowan, Nueva Jersey.

El colecho creció más en las familias afroamericanas y asiáticas estadounidenses, que son las poblaciones con las tasas más altas de muertes infantiles al dormir, según agregó Feldman-Winter, que no participó del estudio.

"El lugar más seguro para que un bebé duerma es la cuna, el moisés o el corralito en la habitación de los padres, no en la misma cama", indicó Feldman-Winter.

Los bebés duermen más seguros boca arriba, en la cuna, sin almohadas, juguetes ni sábanas sueltas. Si duermen en la cama de los padres, éstos deberían tener un colchón duro, retirar todos los objetos blandos, como almohadas, y separar la cama de la pared, de acuerdo con las guías de la Academia Estadounidense de Pediatría.

Los padres también deberían saber que el colecho es más peligroso para los menores de cuatro meses de edad, los prematuros y los bebés con bajo peso al nacer o que estuvieron expuestos al humo de tabaco en o después del embrazo.

FUENTE: JAMA Pediatrics, online 19 de febrero del 2018.

Our goal is to create a safe and engaging place for users to connect over interests and passions. In order to improve our community experience, we are temporarily suspending article commenting