China: Mueren 11 en ataque a estación de policía

Por CHRISTOPHER BODEEN

BEIJING (AP) — Once personas murieron en un atentado contra una estación de policía en la región Xinjiang del noroeste de China, informó el gobierno el domingo, la más reciente de una serie de ataques que intentan generar agitación en el área.

Dos policías auxiliares y nueve agresores murieron en el incidente del sábado por la tarde, reportó en un comunicado que el gobierno regional de Xinjiang publicó en su microblog.

Las autoridades indicaron que los agresores usaron cuchillos y hachas en el atentado en el poblado de Serikbuya, del condado de Bachu y cerca de la histórica ciudad de Kashgar. Agregaron que otros dos agentes resultaron heridos. Los llamados a funcionarios del gobierno y de la policía de la región no obtuvieron respuesta el domingo.

La transmisora Radio Free Asia financiada por el gobierno de Estados Unidos y un activista uigur señalaron que varios de los jóvenes agresores murieron en enfrentamientos con el equipo de tácticas y armas especiales de la policía, pese a los exhortos de los residentes que se habían reunido en el lugar para sacarlos con vida.

"Había entre 40 y 50 personas reunidas alrededor de la estación. Gritaban a los policías que no dispararan, que los capturaran con vida y los procesaran", señaló la estación citando lo dicho por testigos, que no se identificaron ante la delicadeza del asunto.

El activista Dilxat Raxit, con sede en Suecia, dijo que las fuerzas de seguridad optan cada vez más por disparar y matar a sospechosos en los lugares de los hechos en vez de capturarlos y enjuiciarlos.

Xinjiang por mucho tiempo ha sido hogar de una dura insurgencia contra el gobierno chino encabezada por radicales entre el grupo étnico nativo de la región, los uigures. Las autoridades culpan de los actos de violencia a los terroristas uigures aliados con la red al-Qaida.

In embargo, los activistas indican que la desesperación ante la discriminación económica y social, así como las restricciones culturales y religiosas, avivan el malestar entre integrantes de ese grupo étnico.