Argentino Jorge Bergoglio es papa Francisco

Por JORGE SAINZ
View photos
El papa Francisco saluda a la multitud desde el balcón central de la Basílica de San Pedro en el Vaticano, miércoles 13 de 2013. El hasta ayer cardenal y arzobispó de Buenos Aires Jorge Mario Bergoglio fue elegido 266to pontífice de la Iglesia católica. Es el primer jesuita elevado a ese puesto. (AP Foto/Gregorio Borgia)

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, bajo el nombre de Francisco, será el primer papa latinoamericano de la historia y deberá guiar la Iglesia Católica en uno de sus momentos más complicados.

"Vengo del fin del mundo", dijo Francisco al presentarse ante decenas de miles fieles en Roma.

Bergoglio, de 76 años, no contaba en ningún pronóstico; pero el arzobispo de Buenos Aires, un jesuita, se convirtió el miércoles en el papa número 266.

No es el primer pontífice de habla hispana porque en el pasado hubo papas españoles como el famoso papa Borgia Alejandro VI en el siglo XV. Pero su elección marca un importante hito para América Latina, que reúne a la mayor población católica del planeta: 501 millones de personas, el 42% del total de 1.200 millones de fieles, según estadísticas de la Santa Sede.

"Estoy muy contento de que haya sido elegido un latinoamericano. Sabemos las esperanzas que había en ese continente en el que vive la mayor parte de los católicos", aseguró el padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, en rueda de prensa.

Tras la renuncia de Benedicto XVI se había especulado con la posibilidad de que la Iglesia buscara un papa más joven para ordenar la curia vaticana e inspirar a la juventud en tiempos de secularización. Se barajaron nombres como el del italiano Angelo Scola y el brasileño Odilo Scherer.

Pero los 115 cardenales electores hicieron añicos las quinielas, superaron sus teóricas divisiones con más rapidez de lo previsto y se inclinaron finalmente por el jesuita, reconocido por modernizar la iglesia argentina y quien en el cónclave de 2005 fue considerado un posible papable.

En el segundo día del cónclave, la fumata blanca en la chimenea de la Capilla Sixtina tras la quinta ronda de votaciones emergió al cielo lluvioso de Roma a las 19.06 hora local. Mientras las campanas de la basílica de San Pedro repicaban en señal de júbilo, nada hacía presagiar la sorpresa.

Sin querer faltar al juramento secreto de sus votaciones, el cardenal estadounidense Timothy Dolan reveló que una vez el conteo alcanzó la mayoría necesaria de 77 papeletas, los cardenales comenzaron a aplaudir.

"No había un sólo ojo que no estuviera lloroso", relató Dolan.

Una hora después se abrieron las ventanas del balcón de la basílica y el famoso "habemus papam" (tenemos papa) develó la identidad de Bergoglio, que tomó el nombre de Francisco, rompiendo con una larga tradición de nombres papales.

Un gesto casi de incredulidad se advirtió en la marea de personas que esperaban para saludar al nuevo pontífice entre gritos de "¡Viva el papa!".

En sus primeras palabras, Francisco pidió a los fieles su bendición y en un gesto sin precedentes se inclinó en señal de sumisión y reverencia hacia la gente.

El silencio se hizo en la plaza.

"Recemos por todo el mundo", dijo Francisco en italiano. "Que este camino de la Iglesia que hoy comenzamos sea fructífero", agregó entre vítores y aplausos.

Jorge, un joven argentino que vino a Roma desde Mendoza, admitió que la sorpresa fue mayúscula.

"No lo conozco personalmente pero puedo decir que es una persona muy sencilla, que vive en una casa normal y que usa los medios de transporte públicos", afirmó.

Bergoglio es notorio por haber modernizado la Iglesia argentina, que había estado entre las más conservadoras de Latinoamérica, pero también por su austeridad. Pese a ser el primero en la jerarquía eclesiástica argentina nunca ha vivido en la elegante mansión arzobispal en Buenos Aires y ha preferido una cama sencilla en un cuarto céntrico calentado por una pequeña estufa en invierno.

Durante años se movilizó en transporte público por la ciudad y se preparó sus propias comidas.

"Los Jueves Santos nunca celebraba la misa en la catedral, siempre iba a lavar los pies a la cárcel, a los enfermos de HIV, a la Maternidad Sardá" un hospital público de Buenos Aires, dijo su ex vocero, el sacerdote Guillermo Marcó, al canal de cable Todo Noticias.

Según varios sacerdotes del arzobispado de Buenos Aires consultados por la AP, el papa Francisco es una persona que se levanta a las 4.30 a rezar y empieza a trabajar a las 7. Sólo toma mate, una infusión típica de Argentina y otros países de la región, en ronda de amigos y es simpatizante del club de fútbol San Lorenzo de Almagro.

En este viaje a Roma, que se coronó con su elección como sumo pontífice, viajó en clase turista como lo hizo siempre. Habla italiano, alemán, lee inglés y habla algunas palabras de guaraní, el dialecto indígena de Paraguay y norte de Argentina.

"Es realmente maravilloso que sea un latinoamericano el nuevo pontífice, por primera vez en la historia", explicó Gisela, una peruana que también se encontraba en la plaza.

Una de las primeras decisiones del nuevo papa será visitar a su predecesor y ahora papa emérito Benedicto XVI el jueves en Castel Gandolfo, en el primer encuentro entre dos pontífices en vida en más de seis siglos. Su misa de inauguración se celebrará el próximo 19 de marzo, festividad de San José.

También realizará una visita privada a un templo mariano de Roma, que se cree será Santa María la Mayor. La devoción por la virgen María fue una característica de Juan Pablo II y es una de las más fervientes en el mundo hispanoamericano.

Pero pasado el impacto inicial de la elección, Francisco va a enfrentar una Iglesia en crisis.

Las finanzas de la Santa Sede, en particular de la banca vaticana, han quedado en entredicho por supuestas acusaciones de corrupción.

Ese asunto, unido al famoso caso Vatileaks, el informe redactado por tres cardenales sobre la filtración de documentos confidenciales de Benedicto XVI, ha marcado las reuniones previas al cónclave.

"El cardenal Bergoglio es jesuita y los jesuitas se caracterizan por el servicio a la Iglesia recogiendo todos los carismas que el Señor nos da, allá donde se necesitan, pero intentando evitar los puestos de poder", explicó Lombardi. "Para mí esta elección asume el significado de una llamada al servicio, una llamada fuerte y no una búsqueda de poder o de autoridad".

Bergoglio ha disminuido un poco su actividad con la edad y está sintiendo los efectos de la extirpación de un pulmón debido a una infección que padeció de adolescente.

Se le considera moderado con mentalidad flexible, aunque sus posiciones doctrinales y espirituales coinciden con el legado de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Los críticos lo acusan de no haber enfrentado públicamente a la dictadura militar de 1976 a 1983 cuando las víctimas y sus familiares solían denunciar secuestros, tortura y muerte a los sacerdotes que supervisaba como líder de la orden jesuita en Argentina.

-----

Con producto interactivo:

http://hosted.ap.org/interactives/2013/papa-benedicto-es/