David Tortosa: "Todo lo que sea creativo me pone mucho"

Paula Olvera
Actualmente el actor se mete en la piel de un médico en la serie de Antena 3 "El incidente".

David Tortosa es una cara conocida en los teatros españoles. Estos meses se encuentra de gira con las obras Malditos 16, Un balcón con vistas y Aquiles, el Hombre. También ha formado parte activa en un montón de cortometrajes, aunque ahora mismo lo que más le motiva como actor es la televisión. Durante su trayectoria ha hecho pequeños pinitos en la pequeña pantalla, desde su aparición por primera vez en la serie Manolito Gafotas. Así, le hemos podido encontrar en El síndrome de Ulises, La que se avecina, Aída y Bajo sospecha, entre otras ficciones. Una de las últimas interpretaciones que ha realizado en este medio ha sido en la serie El Incidente, que actualmente se emite en Antena 3.

-De pequeño querías ser cantante o actor, pero sin embargo te matriculaste en derecho, ¿cómo recuerdas ese cambio de profesión?
Cuando somos jóvenes dudar es algo inherente a nuestra naturaleza. Estudiaba Derecho y, al mismo tiempo, no podía evitar fantasear con la idea de actuar delante de un público. El cambio fue inevitable, radical y apasionante a la vez.

-¿Qué tal fue abandonar tu Granada natal y llegar a Madrid a luchar por tu sueño?
Los primeros meses en Madrid fueron complicados. ¡La sensación de soledad no te la quita nadie! Pero no tardé en hacerme con un grupo de amigos con los que empecé a sentirme como en casa. Venir a Madrid fue la decisión más importante de mi vida y de la que me siento más orgulloso.

-¿Hay algún personaje que te haya marcado especialmente durante tu trayectoria?
Todos en cierta manera te marcan, de una manera u otra. Sentí que algo comenzaba a moverse en otra dirección cuando protagonicé el cortometraje Ratas de Jota Linares, con Macarena Gómez y Juan Caballero. Pero ha sido el teatro el que me ha proporcionado las mejores experiencias como actor: ser César en Cuando fuimos dos empezó a hacer sonar con fuerza mi nombre en la cartelera teatral madrileña. Y lo que aprendí encarnando a Richard Loeb en el thriller musical Excítame: El crimen de Leopold & Loeb me proporcionó ese empujón que necesitaba para creer en mis posibilidades como actor. También recuerdo con cariño el master de interpretación que vivía cada día acompañando a Kiti Mánver en la gira de Las heridas del viento, de Juan Carlos Rubio. Me considero afortunado por haber interpretado personajes muy interesantes y espero que lleguen muchos más.

-¡Seguro que sí! ¿Qué tipo de personaje te gustaría interpretar en un futuro?
Me gustan los personajes que no se conforman, los que están llenos de aristas y no sabes por dónde pueden salir. Me gusta lanzarme a personajes complicados. Quiero actuar en otro idioma, me encanta el inglés y estoy seguro que más pronto que tarde cumpliré este sueño. Pero, claro, no puedo resistirme a hacer comedia que me vuelve loco y donde siento que todavía tengo mucho que decir. En definitiva, “me muero” por actuar, da igual el personaje.

-Aunque has trabajado en televisión, cine y teatro, ¿qué medio te motiva más como actor?
El teatro es el medio en el que me siento más cómodo y del que nunca podré separarme ya, por necesidad vital. Son muchos años ya desde que pisé el primer escenario. Por eso ahora mismo lo que más me motiva es el trabajo ante la cámara, cine o televisión. Que aparezcan nuevos retos donde saciar esa necesidad que tengo del celuloide, eso es lo que pido a este nuevo curso que acabamos de empezar.

-Tu primer trabajo en televisión fue en la serie Manolito Gafotas, allá por 2004. ¿Recuerdas qué fue lo primero que dijiste cuando te viste en la pequeña pantalla?
Cuando comencé a trabajar me daba mucha caña, más de la necesaria, y no disfrutaba del todo del trabajo, así que, aunque no lo recuerdo muy bien, estoy convencido que estaría viendo el capítulo tapándome los ojos con las manos y criticando el tono de mi voz. Pero salía menos de un minuto en la serie, así que no fue para tanto.

-Participas en la nueva apuesta de Antena 3, El incidente, ¿qué podrías contarnos sobre tu papel en esta serie?
Aparezco en el tercer capítulo e interpreto a un médico que tiene algo importante que comunicarle a Sara, personaje que interpreta la excelente actriz Alicia Sánchez.

-En 2011 participaste en El Secreto de Puente Viejo, una telenovela que ya lleva más de 1500 capítulos. ¿Qué te parece que haya aguantado tantos años en la sobremesa de Antena 3?
Si sigue ahí es porque el público la sigue apoyando y al final es el que manda. La cadena es la encargada de variar elencos, tramas, y así provocar algo nuevo en el espectador. Formar parte de esa familia, aunque fuese sólo por unos pocos capítulos, fue estupendo. Además, me tocó la trama más agradecida dentro de los dramas que rondan Puente Viejo. Trabajar con los Mirañar fue un gustazo, me reí mucho y siempre que coincidimos a posteriori recordamos cómo mi personaje les quiso engañar con lo del negocio del tenis.

-En teatro, entre otras obras, has participado en la exitosa Malditos16 de Fernando J. López. ¿Qué te ha aportado a nivel personal participar en una función que trata el suicidio adolescente?
Me ha abierto los ojos a una realidad que está ahí, pero de la que sabemos muy poco porque suele estar silenciada. Descubrir que el suicidio es la segunda causa de muerte no natural en los adolescentes me dejó petrificado. Todos los talleres que tuvimos con especialistas durante el proceso de creación nos mostraron la realidad de una manera tan generosa, y dura a la vez, que todavía se me ponen los pelos de punta al recordarlo.

-Has formado parte de un montón de cortometrajes. Se suele desprestigiar estas producciones por ser “el hermano pequeño del cine”. ¿Cómo crees que se podría cambiar esta circunstancia y que los cortos tuvieran la relevancia que merecen?
Dándoles mayor visibilidad a la que tienen actualmente. Si se pudieran proyectar previos a estrenos de cine sería una excelente manera de atraer más público y que la gente los demandara. Hay muchos circuitos de festivales, pero pocos medios para poder realizarlos. Sería estupendo que se les diera el lugar que merecen dentro de la cinematografía española. En este país hay mucho talento y muchas ganas y el excelente estado creativo de los profesionales que trabajan en el sector del cortometraje es digno de admirar y potenciar.

-Escribías en Instagram recientemente que septiembre para los actores, como para los escolares, marca el inicio del curso. ¿Qué proyectos tienes para este “nuevo año académico”?
Continuaremos este otoño con la gira por España de Aquiles, el Hombre, el montaje con el que estuve el año pasado en el Festival de Teatro Clásico de Mérida. Y en octubre retomaré Malditos16. Además de todo esto, continuo los ensayos de un proyecto teatral del que no puedo hablar todavía mucho, pero que va a ser un gran reto por la dificultad que supone. Y el próximo 3 de diciembre cerramos definitivamente la obra Un balcón con vistas en el Teatro de las Esquinas de Zaragoza, culminando una gira de casi cuatro años por toda España.

-Con tantos proyectos teatrales de por medio, ¿cuál te gustaría que fuera el siguiente paso en tu profesión? ¿Quizás, la dirección?
Mi reto a corto plazo es seguir aprendiendo y disfrutando de la interpretación, todavía me queda mucho por hacer, y estoy como quien dice empezando. Durante muchos años formé parte de un grupo de entrenamiento ante la cámara y muchas veces me tocó colocarme detrás de ella para dirigir a mis compañeros. Lo disfruté tanto que no lo descarto en absoluto. Todo lo que sea creativo me pone mucho, así que quién sabe si más adelante me veis dirigiendo o produciendo esos trabajos que siempre he querido hacer.

-Por último, ¿dónde desconectas de tu profesión? Porque muchos pasamos el tiempo de ocio en los teatros o salas de cine…
Si pudiera hacerlo cada día entrando en el mar, ahí me encontrarías seguro. Mientras tanto, un buen libro, una cena entre amigos o una conversación interesante consiguen relajarme y así disfrutar de los ratos libres. Ah, y un buen vino, también.

Para seguir leyendo:
Javier Rey sobre la serie Fariña: "El público exigente la va a recibir con los brazos abiertos"
Manuel Moya: "Me encantaría trabajar con Barbara Lennie y Carmen Machi"

Imagen: ©Manolo Pavón