Carme Chaparro

    Periodista. Presentadora de Informativos en Cuatro. Columnista en Yo Dona, GQ y The Objective. Experta en formación de portavoces y gestión pública de crisis. Feminista

  • Los "progres" que quieren que volvamos a lavar pañales a mano.

    Corre esta imagen desde hace días por las redes sociales. Madre mía lo que contaminan las cacas de los bebés. Bueno, en realidad, lo que contaminamos las malas madres por usar pañales desechables, sí, de esos de usar y tirar cada vez que el peque se caga o se mea encima. Diez veces al día me parecen muchas, no recuerdo cambiar yo tantas veces a mis hijas, pero, vamos, igual es que también en eso fui mala madre.

  • No sé qué me da más miedo, si que un abogado en ese cargo sea ignorante o machista.

    Me entran los sofocos, sí, algo muy orgullosamente de señora. Yo creía que alguien como el señor decano del Colegio de Abogados de Madrid sabía de leyes, y de aplicarlas, y de por qué están dictadas y a qué se refieren. Y que esa persona también domina con cierta soltura el lenguaje, porque las leyes son palabras y pequeñísimos matices con ellas. Pero, lo que ha venido a decir José María Alonso es que la justicia no debe ser igualitaria para todos. Y no, no se refería a las cabezas con corona, sino al resto de los mortales.

  • Urgente. ¿Conoces esta habitación infantil? Una niña está en peligro.

    La Policía Nacional acaba de hacer un llamamiento desesperado. Y excepcional. Necesita identificar a una niña. Quién es. Dónde vive. Necesita localizarla para ponerla a salvo, porque corre un grave peligro. Y lo único que tienen son imágenes de una habitación. Ésta. ¿Te suena? ¿Es de tu hija, tu sobrina, tu nieta o la hija de unos amigos? ¿Qué es lo que le pasa?

  • Cuando te dan ganas de decirle al anti vacunas: "te lo tienes merecido"

    No sé si os ha pasado alguna vez, pero hay momentos en los que dan ganas de perder cualquier atisbo de educación y decencia que uno tiene y permitirse el lujo de pensar -e incluso de decírselo a determinadas personas- "te lo tendrás bien merecido". A mí me acaba de pasar con un anti vacunas.

  • Así te hacen creer los políticos lo que ellos quieren.

    Hay una cosa que sabían los tiranos hace milenios, y que saben hoy los políticos: no gobiernan sobre gente, sino sobre sus emociones. Mandan sobre nuestros sentimientos, y una vez que nos tienen atrapados, ya pueden hacernos creer prácticamente lo que quieran. Por eso el fanboy o la fangirl de un partido es capaz de pasar de creerse que las macrogranjas son el peor peligro para el ecosistema a creer que no existen y todo es un invento.

  • Vivir en un chalet de 400 metros cuadrados y tener el bono social de la luz

    Viven en un chalet de algo más de 400 metros cuadrados, con ventanales gigantes y dos piscinas, una climatizada en el interior y otra de verano. También tienen una casa de verano en la costa. El sueldo del matrimonio supera los 700.000 euros anuales. Y aún así todos los españoles les pagamos, de nuestros impuestos, una parte del recibo de la luz, otra parte de la cuota de seguridad social de su interna o una parte de los billetes de tren, avión y barco.

  • Mi padre está vivo gracias a la vacuna de la Covid.

    Sus médicos nos lo habían advertido, "si vuestro padre se contagia de coronavirus va a tener un cuadro muy, muy complicado". Sus hijos hemos vivido estos años con miedo, como los hijos de tantas otras personas con patologías previas. Entre otras varias cosas, sus pulmones funcionan mal, y desde hace unos meses no puede vivir sin estar conectado 16 horas al día a un suministro constante de oxígeno.

  • Otra jauría contra Màxim Huerta. Qué poco nos han durado la empatía y los lamentos.

    Max ha luchado durante estos tres años y medio para olvidar, para recomponerse como persona y buscar un futuro profesional digno en un trabajo que siempre es cara al público. Hoy se despierta Trending Toppic y todo vuelve como una avalancha. Lo imagino viéndose sepultar de nuevo y temblando de miedo y dolor. Qué poco nos han durado la empatía y los lamentos.

  • "Mamá, ¿así se hace para tener la piel blanca?".

    Ana Peleteiro es mulata. O mixa. O negra. O como quiera ella llamarse. Sólo ella tiene todo el derecho del mundo a calificarse como le dé la gana, porque para eso ha sufrido lo que significa tener un color de piel distinto a la mayoría.

  • Así es capaz de reaccionar tu pareja y su entorno cuando publicas una foto semidesnuda en Instagram

    No es la primera vez que una pareja rompe por una imagen en redes sociales. En concreto, por una imagen de una mujer semidesnuda ante la cámara.

  • A pocas horas de Nochebuena no sé cuáles son mis planes. Como tantos amigos.

    el último mensaje no ha llegado por mensajería, sino por la llamada de teléfono de un médico del hospital "tu padre se acaba de contagiar". Su situación es muy delicada, es un enfermo de altísimo riesgo. Ha pasado los últimos dos años prácticamente sin ver a nadie y, cuando creíamos que más seguro estaba, el bicho le ha atrapado.

  • El desesperado peregrinaje en busca de una prueba de antígenos.

    Los padres sabemos qué es peregrinar, Navidad tras Navidad, en busca del juguete que se le resiste a los Reyes Magos. Sí, confieso que yo también he caído en la histeria parental, mimetizándome con hordas de desesperados progenitores a la caza del juguete de moda, que invariablemente los otros también quieren. Quién nos iba a decir que este año el peregrinaje se trasladaría a las farmacias, y que el objeto de deseo es una prueba de antígenos.

  • Las jaurías en redes que provocan lo peor

    ¿Os sentís poderosos, verdad? Por un rato os sentís importantes, parte de algo. Pero hacéis mucho daño. Tenéis que saberlo. No son unas risas que os echáis a costa de alguien famoso.

  • Si conduces te multan por mordisquearte las uñas, pero no por fumar, mucho más peligroso.

    Vas en el coche y te entra hambre. Te la llevas a la boca y sabe mejor. Pero te acaba de pillar un helicóptero de la Guardia Civil, y un par de semanas después te llega a casa una foto estupenda con una multa. 200 euros y dos puntos.

  • Yo quiero un alcalde que lamente la muerte de Almudena Grandes.

    Yo quiero un alcalde que lamente por igual la muerte de todos los que viven en su ciudad, le hayan votado o no, hayan discrepado de sus ideas o no. Quiero un alcalde que sea de todos, no sólo los que le aplauden.

  • Los maridos españoles matan más, mucho más, de lo que mató ETA

    Los maridos españoles matan más de lo que mató ETA. Muchísimo más. Y siguen haciéndolo. Los maridos españoles aterrorizan a muchas más personas de las que aterrorizó ETA. Y siguen haciéndolo.

  • Pongamos que las probabilidades están a favor de Pablo Casado.

    Pongamos que las probabilidades están a favor de Pablo Casado. Venga. Vamos a darle un voto de confianza. Pongamos que las probabilidades están a favor de Pablo Casado igual que lo estuvieron a favor de Carlos Fabra, al que le salían Gordos de Navidad como a nosotros la tos: de carrerilla y sin poder parar.

  • Si no te vacunas, no puedes ir a espacios cerrados. Punto. Dejad de llorar.

    Hay veces que somos tan estúpidos que alguien tiene que darnos una hostia con la mano abierta para que dejemos de serlo un rato. El rato justo para salvarnos la vida.

  • ¿Cómo es que a nadie se le ha ocurrido montar este tenderete en el Congreso?

    Es extraño que a estas alturas nadie haya montado aún un tenderete de pinzas a las puertas del Congreso. Facilitaría mucho la labor de nuestras señoras y señores diputados. Al menos, les ahorraría las bolsas para vómito, que a estas alturas deben estar agotadas en los comercios de los alrededores.

  • ¿Qué buscáis, que mueran nuestros hijos a la puerta del colegio?

    Esta semana una niña de seis años ha muerto atropellada frente a un colegio en Madrid, y otras dos niñas están en estado grave. Pero a ti te seguirá dando igual. Seguirás machacándote los glúteos en el gimnasio pero que no te hablen de subir una pequeña cuesta para aparcar tu coche con seguridad frene a un colegio. Seguirás haciendo lo que te de le gana, despreciando al resto de seres humanos, incluidos niños como los tuyos, quizá compañeros de clase, a los que estás poniendo en peligro. Porque a ti nadie te dice lo que tienes que hacer. Faltaría más. La calle es tuya.